Miércoles, 08 Junio 2016 18:16

Los desafíos en educación e inclusión financiera de los FIC – Opinión

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Por: Luis Fernando Cruz, presidente de Fiduagraria

La educación financiera es una asignatura pendiente que se ha venido adelantando poco a poco en la cotidianidad de los colombianos, razón por la cual todos los esfuerzos que se puedan realizar en este sentido deben resaltarse.

Una ruta concreta en la que se deben intensificar los esfuerzos es la de los fondos de inversión colectiva (FIC), una alternativa de ahorro e inversión al alcance de la mayoría de los colombianos.

De acuerdo con la información contenida en el “Estudio de Demanda para Analizar la Inclusión Financiera en Colombia”, realizado recientemente por la Superintendencia Financiera y por Banca de las Oportunidades, la posibilidad de acceder a un producto financiero que permita pagar la educación de los hijos y cubrir los gastos de vacaciones, la seguridad de los recursos, así como disponer de los recursos en el momento en que se necesiten, son algunos de los beneficios principales valorados por los consumidores financieros.

En este sentido, cabe destacar que un diseño adecuado de Fondos de Inversión Colectiva, responde a este tipo de necesidades al promover el ahorro y la inversión a largo plazo, al permitir hacer realidad un proyecto de negocio, estudio o viaje y al ser herramientas seguras para darle un perfil de riesgo que pueda ser asumido por segmentos de mercado tradicionalmente desatendidos.

Igualmente, son una opción que permite complementar el portafolio de productos de captación tradicionales, como las cuentas de ahorro y los CDT, con un enfoque diferencial en cuanto al beneficio que la utilización de los Fondos les reportaría a sus adherentes. Es decir, no se trata solamente de Acceso a un Producto Financiero distinto, sino que pueda derivarse de él y de manera clara una dinámica de Utilización del mismo y de Contribución al bienestar y desarrollo de la población así incluida. Habrá para cada caso, la caracterización requerida que permita acertar en el FIC específico para atender asertivamente a los mercados a los que se apunte.

No está de más decir que hoy, los atributos y características esenciales de los FICs, son desconocidos por buena parte de los consumidores financieros. Por eso, uno de los retos que el sector fiduciario se ha planteado, es lograr que este producto penetre en segmentos de la población a los que aún no se ha llegado. Para este propósito, pensar en mercados retadores como los que pueden encontrarse en ciudades capitales intermedias, en municipios medianos y pequeños y aún en poblaciones rurales, no puede asumirse como una tarea utópica. Por el contrario, plantearse desde ya está Meta Grande y Ambiciosa (MEGA), encuentra coincidencia plena con los Objetivos a los que debemos apuntar como Nación, articulando esfuerzos públicos y privados.

Para ello, es importante articular esfuerzos entre los actores comprometidos con la educación e inclusión financiera en el ámbito nacional e internacional, desarrollar campañas pedagógicas, brindar capacitación, información y asesoría especializada, a nodos y redes capilares. Plantearlo como un propósito nacional inmediato, es apenas obvio. Asumir cada uno su tarea desde la órbita de influencia pública o privada que le sea propia, es trabajar con hechos por una Colombia más consecuente con la Inclusión Financiera.

Ningún objetivo realmente trascendente que permita que una sociedad madure y evolucione es fácil de conseguir. Pensar que es posible y empezar a superar dificultades, es además de una opción para quien se sienta capaz, una obligación de quienes quieran dejar huella, sembrando Inversión.

Visto 231 veces